LA PERSUASIÓN COERCITIVA EN DISTINTOS CONTEXTOS DE LA SOCIEDAD

¿QUÉ ES LA PERSUASIÓN COERCITIVA?

Existen ámbitos y/o grupos de la sociedad actual en los que se atacan los derechos fundamentales de sus adeptos mediante técnicas que comúnmente se han denominado lavado de cerebro o manipulación mental.

Este concepto es formalmente conocido como persuasión coercitiva; actos deliberados para influir en las actitudes o conductas de otras personas mediante la fuerza (física, psíquica o social; directa o indirecta y manifiesta y/o latente). Se trata de un subtipo de persuasión sutil y dañina que, al aplicarse de forma organizada y sistemática, altera la identidad de la persona y genera una nueva pseudoidentidad.

De este modo, el objetivo es transformar el pensamiento del individuoconvertirlo someterlo al grupo. De este modo, convierte en suyas las creencias inducidas mediante la coerción.


MODELO DE RODRÍGUEZ-CARBALLEIRA

Rodríguez–Carballeira, catedrático de Psicología Social y Jurídica en la Universidad de Barcelona, clasificó doce técnicas principales de persuasión coercitiva en cuatro estrategias de control: ambiental, emocional, cognitivo e inducción de estados disociativos.

Técnicas de Control Ambiental

  • Aislamiento del exterior
  • Control de la información
  • Creación de un estado de dependencia existencial
  •  Debilitamiento psicofísico


Técnicas de Control Emocional

  • Activación de emociones positivas
  • Activación de emociones negativas (miedo, culpa y ansiedad)

Técnicas de Control Cognitivo

  • Denigración del pensamiento crítico
  • Uso de la mentira y el engaño
  • Demanda de condescendencia e identificación con el grupo
  • Control de la atención
  • Control sobre el lenguaje
  • Alteración de las fuentes de autoridad (líder y doctrina)

Técnicas de Inducción de Estados Disociativos

Cánticos, mantras, oración, prácticas de no pensar, hipnosis, alteración del pasado, privación sensorial, sobrecarga sensorial, debilitamiento psicofísico, tareas monótonas y repetitivas y uso de drogas.

¿LA PERSUASIÓN COERCITIVA CONSTITUYE UN DELITO?

Tal y como se puede observar, este tipo de persuasión ataca a un amplio abanico de derechos del ser humano: la libertad de conciencia, la libertad de voluntad o la integridad moral, psíquica y física, entre otros. Además, el contexto y los factores pueden variar completamente en cada caso concreto. Por ello, a menudo existe una falta de consenso en la ubicación de este fenómeno dentro del Código Penal español.

No obstante, no cabe duda de que es un delito el cual, además, puede usarse como medio para cometer otros crímenes (ya sea de forma directa o indirecta). Debido a esto, resulta interesante analizar cómo la persuasión coercitiva aparece en contextos de la sociedad muy distintos entre sí, ya sea en mayor o menor medida.

LA PERSUASIÓN COERCITIVA EN DISTINTOS CONTEXTOS

TERRORRISMO YIHADISTA

Un claro ejemplo es el uso de estas técnicas en el adoctrinamiento terrorista. El estudio “Indicios de persuasión coercitiva en el adoctrinamiento de terroristas yihadistas: hacia la radicalización violenta” (Trujillo, Ramírez & Alonso, 2009) analizó los procesos de manipulación psicológica, la persuasión coercitiva y el abuso psicológico grupal de un grupo de terroristas yihadistas en España. Así pues, identificaron la presencia de todas las técnicas de persuasión coercitiva de los cuatro grupos de control descritos en el modelo de Rodríguez-Carballeira.

SECTAS U ORGANIZACIONES COERCITIVAS

Por otra parte, la persuasión coercitiva también ha sido comúnmente asociada al concepto de “secta”. Este término por sí mismo no tiene la connotación negativa que se le atribuye, pues se refiere a un conjunto de personas que profesan una misma doctrina (cultural, religiosa, política, empresarial, etc.).

Sin embargo, sí existe la secta coercitiva. Por su parte, Rodríguez Carballeira la define como un grupo totalitario que utiliza técnicas de persuasión coercitiva para la captación y el sometimiento de las personas a la dependencia del grupo. Esto se logra a través del aislamiento, la intervención sobre las variables de su entorno más próximo y el abuso psicológico.

 

El primer ejemplo que suele venir a la mente son las sectas religiosas, sobre las cuales hay numerosa bibliografía y documentación por el interés que despiertan. No obstante, existen otras organizaciones no religiosas que también utilizan estas técnicas. Algunos de ellos son los grupos coercitivos piramidales, los pseudoterapéuticos o los de crecimiento personal que usan el llamado “coaching coercitivo”.

Coaching coercitivo:Son seminarios de entrenamiento en los que se suele asegurar la adquisición de la capacidad de “conseguir todas tus metas” o un “desarrollo de la conciencia”. Sus métodos son objeto de crítica, pues se recurre a la presión de grupo, a la fatiga mental o a la confusión emocional. Por ejemplo, la invitación al programa debe ser a través de uno de los miembros del grupo, los cuales son presionados para conseguir nuevos participantes. Así mismo, los seminarios suelen ser escenarios eufóricos de larga duración y con mucha gente (algunas veces nocturnos). En ellos se recurre a la asignación de tareas entre sesiones, al cambio de temperatura en el ambiente o a las confesiones públicas, entre otros.

EJEMPLO: GRUPOS COERCITIVOS PIRAMIDALES​

Son empresas que se autoproclaman novedosos modelos de negocio líderes en su sector. Estas ofrecen acompañamiento, formación gratuita continuada y garantía de conseguir objetivos económicos a cambio de una inversión inicial, con la promesa de recuperarla y multiplicarla en un corto período de tiempo. Así pues, utilizan numerosas estrategias para captar y mantener a los miembros. Algunas de ellas son:

  • Vender la entrada al grupo como si fuese un privilegio y una oportunidad única en la vida.
  • Usar vestimenta elegante para demostrar un alto poder adquisitivo.
  • Utilizar palabras y expresiones concretas como “líder”, “empresario máster” o “club vip”, etc.
  • Ocultar información sobre el modelo de negocio.
  • Mentir sobre las ganancias obtenidas.
  • Utilizar la repetición continuada para convencer.

OTROS GRUPOS COERCITIVOS

Además de lo anteriormente mencionado, también se puede apreciar el uso de la persuasión coercitiva en otros ámbitos de la sociedad más amplios como en religiones convencionales, en estados totalitarios o en terrorismos de estado y contextos bélicos. Del mismo modo, también se puede apreciar en ámbitos más específicos como en la pareja con la violencia de género, en la escuela con el bullying o en el trabajo con el mobbing.

En definitiva, la persuasión coercitiva está presente en muchos y muy distintos contextos de la sociedad actual. No obstante, a veces esta puede ser difícil de identificar, lo cual lleva a considerar que las víctimas han sido libres en su elección. Esto deriva en una negación y/o minusvaloración del problema. Por ello, es necesario proporcionar herramientas para que la población sea capaz de reconocer y prevenir este tipo de situaciones.

Kateryna Andriana Ivashkiv Shulhan, Graduada en Criminología.

Gaslighting (hacer luz de gas), el abuso sigiloso.

El fenómeno conocido popularmente como gaslighting es una forma de manipulación. La persona que manipula, tergiversa las cosas hasta el punto de conseguir que la víctima dude se su propia percepción y criterio.

Es decir, quien es manipulado de esta forma, duda de su propia capacidad para comprender la realidad. No es un abuso físico, claro está, pero puede ser tan dañino como estos, o incluso aún más.

Podrían estar preguntándose, de dónde viene este término. Nace de la película hollywoodense “Gaslight” («Luz de Gas»), donde en un matrimonio, el hombre manipula con estas estrategias a su mujer para distorsionar su juicio y robarle su fortuna.

En la película, el esposo atenúa la luz de gas (de ahí la palabra gaslight) ya que no contaban con electricidad y le hace creer que la intensidad de esta es la misma que antes, que no se redujo.

La protagonista cae en la trampa del tergiversador, mientras este es completamente consciente de lo que está haciendo y el daño que le está causando a su pareja.

Quien ejerce gaslighting genera un patrón de abuso emocional con etapas diferenciadas y técnicas específicas.

Etapas del gaslighting

En el transcurso del proceso de manipulación, la víctima va cambiando su parecer y percepción. Por eso se han designado etapas en el transcurso de este tipo de abuso.

      • Incredulidad: en esta primera fase la víctima se encuentra confundida, no entiende lo que está sucediendo. Sí puede notar que algo no anda del todo bien, pero en líneas generales permanece en un estado de shock.
      • Defensa: la víctima empieza a sospechar, de a poco toma noticia del abuso. Intenta defenderse y enfrentar a su victimario, pero lo que obtiene son más manipulaciones, cayendo en un escenario aún más confuso (pues el abusador nunca reconocerá abiertamente sus verdaderas intenciones). El abusador jamás dará explicaciones claras, y la víctima siempre será la culpable de que las cosas no anden bien.
      • Indefensión: en esta fase la victima mira con los ojos del abusador. Ya perdió su criterio y duda de su propio juicio, aceptando las opiniones del tergiversador que, ahora, son su propia realidad.  La víctima se encuentra tan perdida en la trampa que no puede siquiera expresar su preocupación sobre la situación en la que se encuentra y, desesperadamente, busca arreglar las cosas con su victimario, dejar de “perjudicarlo”.

Técnicas de gaslighting

Mentir

Quienes manipulan de esta forma, mienten extremadamente bien. La mentira es la base de la estrategia.  A pesar de que la víctima sepa muy bien que no está confundida en un principio, luego comienza a dudar de sí misma y de sus actos hasta caer presa de las mentiras y desfiguraciones de la realidad de su victimario.

Despreciar

Para incluso afectar más el juicio de la víctima, el abusador la despreciará a ella y a todo lo que hace, dice e incluso a su círculo de relaciones personales. Así la víctima creerá que nada de lo que hace esta bien, que dice cosas sin sentido, que sus vínculos la perjudican, y solo tendrá a su victimario como recurso. Todo lo que él busca.

Poner a los demás en contra de la víctima

Los gaslighters tienen personalidades encantadoras, siempre caen bien a los demás. Se las ingeniarán para que el resto de las personas cercanas a su víctima también cuestionen la cordura de ella. Así, quien es manipulado estará cada vez más convencido de su falta de juicio, todos los que lo conocen lo tratarán de convencer de que está loco y efectivamente lo creerá.

No coincide lo que hace el manipulador con lo que dice

Aunque en su discurso mantengan una postura, los abusadores dirán una cosa, pero harán otra. Esto dificultará que la víctima pueda predecir los comportamientos de su agresor, haciéndola caer en una confusión cada vez más profunda.

Niegan cosas que dijeron o hicieron

Una estrategia más para confundir a la víctima. Los manipuladores serán grandes negadores de sus actos, sobre todo cuando su víctima sabe que efectivamente hicieron o dijeron algo. Así es fácil lograr que empiecen a dudar de su propio criterio si se los convence reiteradas veces que percibieron las cosas erróneamente.

Usar la proyección

El abusador deposita sobre su víctima sus propios sentimientos, juzgándolos de incompetentes por sus actos, haciéndoles creer que sin ellos no valen nada. El abusador justamente proyecta lo que siente sobre su pobre victimario, convenciéndolo de sus mentiras y logrando hacerlo sentir inútil sin él.

Señales de que te están haciendo luz de gas

Hasta aquí les mencionamos cuáles son las técnicas más comunes entre gaslighters. Ahora, ¿cómo podemos darnos cuenta de que nosotros mismos somos víctimas de gaslighting?.

Estas son las señales que deberían despertar nuestros sentidos para ponernos alerta y así no sufrir esta clase de abusos:

  • Dudar reiteradamente de uno mismo.
  • Notar un distanciamiento repentino respecto a vínculos que antes eran cercanos.
  • Estar convencido de no poder hacer nada bien.
  • Pedir reiteradas disculpas por cosas que en realidad no sabes si hiciste.
  • Comportarte de una determinada manera para evitar el enfado del otro.
  • Sentir que no eres suficientemente bueno para tus vínculos, que vales menos que ellos y podrían fácilmente reemplazarte.
  • No escuchar a quien pueda llegar a ver alguna actitud sospechosa del abusador o negarlo.

Conclusión

Luego de revisar este artículo, alentamos a que nuestros lectores reflexionen sobre cómo se relacionan con sus vínculos cercanos y cómo se vinculan entre sí otras personas que conozcan. Es importante poder rever situaciones para preguntarnos si nosotros mismos o alguien conocido podría estar padeciendo este tipo de abuso.

Las víctimas muy difícilmente pueden descubrirse los ojos por sí mismas, es necesario darles la posibilidad de poder hacerlo, advirtiéndolas e invitándolas a la reflexión.  

María Laura Iuzzolino

 

 

Referencias

  • BBC. (2017). Gaslighting: el peligroso encanto del abusador que te llena de culpas y te hace dudar de tu cordura. BBC NEWS. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-42174359
  • Jiménez, J. S. G., & Varel, M. D. R. F. (2017). Gaslighting. La invisible violencia psicológica. Uaricha14(32), 53-60.
  • Renaud, M. L. C. Injusticia epistémica y gaslighting: la vulneración moral del sujeto cognoscente. Vulnerabilidad, injusticia y libertades, 21.